Reino de las montañas Altai

Reino de las montañas Altai

domingo, 7 de abril de 2013

Qurnat as Sawda (3.088 m), sector de Monte Líbano.


Líbano, un país que esconde bosques de cedros y abetos, y neveros perpetuos a una latitud inferior a la de España. Con montañas nevadas toda la temporada, desde cotas bastante bajas (unos 2.000 m), es sin duda un país extraño dentro de la región en la que se encuentra enmarcado. La cordillera de Monte Líbano, una cadena montañosa que recorre el país de norte a sur, sirve como barrera geográfica para las nubes que, empujadas por los vientos predominantes de poniente, llegan cargadas de humedad tras su paso por el Mediterráneo.

Os dejo aquí unas instantáneas en un día de septiembre de 2011, camino del punto más alto del país; el Qurnat as Sawda, de 3.088 m.

Camino del inicio del recorrido, se puede contemplar el majestuoso valle de la Kadisha, descendiendo desde los altos de Los Cedros hacia al mar.

Valle de la Kadisha desde el sector del Qurnat as Sawda

Se inicia la aproximación hacia la base de la montaña a través de un desierto de roca y desolación. El severo clima de esta zona y las nieves que cubren toda la superficie durante muchos meses al año no permiten prosperar ningún tipo de vegetación, sumado a la presión humana y al sobrepastoreo.

Iniciando el recorrido
Desierto de roca
Lomas peladas y rala vegetación en las altiplanicies del sector del Qurnat

El paisaje es sin duda extraño, a la vez que cautivador. Abajo quedan los frondosos bosques de cedros, la garriga mediterránea. Y por doquier, extrañas depresiones en el terreno, recordando que la mayor parte de los sectores montañosos de Líbano son paisajes kársticos.

Aproximándonos a la base de la montaña

Un poco más y estaremos bajo los últimos repechos que defienden esta montaña. La cima está ya conseguida.

Cumbre del Qurnat as Sawda (3.088 m)
Cumbre del Qurnat as Sawda (3.088 m)
Van llegando los compañeros. Al fondo, el sector de Antilíbano, última barrera antes del desierto sirio
Neveros perpetuos a estas latitudes y en esta región
Al fondo, el Mediterráneo, oculto tras la nube de contaminación que envuelve este país
Iniciamos el descendo
Las nubes comienzan a aproximarse
Horizontes de texturas, colores, estados
Caídas hacia el Mediterráneo
Van subiendo las primeras nubes...
Y ante nosotros, de nuevo el Mediterráneo se abre furioso, azotado por fuertes vientos que han acompañado toda la jornada haciendo bajar mucho la sensación térmica. Es un mar bravío, furioso, que avanza incesante, tan sólo diferente en estado, qué más da líquido o vapor… Avanza empujando por los vientos generales de poniente, que lo hacen chocar contra el sector de Monte Líbano, condensándolo, haciendo posibles las condiciones óptimas para sustentar bosques de cedros y abetos… Volviendo a ser líquido; volviendo a ser mar…

Mar de nubes avanzando hacia nosotros
Olas chocando contra el Monte Líbano

Cae el día y las nubes sobre Líbano. Somos privilegiados contemplando semejante espectáculo desde su más alta atalaya...

Aguas de vapor que chocan contra las montañas cuales olas lamiendo la costa
Ocaso del día. Es hora de volver

Poco más. Aún queda un largo camino de vuelta, rumbo a Beirut.


Miguel Navarrete
Abril de 2013


3 comentarios:

  1. Preciosas palabras que realzan aun más las cálidas imágenes que has sacado de un gélido día de montaña.
    Gracias por tu labor, Miguel.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante, gran espíritu el de este blog. Enhorabuena y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, compañeros. Como siempre, el placer es mío al poder compartir mis expediciones o simplemente, un día cualquiera por montañas poco conocidas.

    Un abrazo desde Beirut.

    ResponderEliminar